Amándome a mí misma

Mariana
Columna: Hablemos Mujer

18 de setiembre, 2016

Adriana Álvarez Meza

opinion@laprensalibre.cr

-------------------------------------------

El amor propio es el amor más importante de todos, el más duradero y la base para todo el amor que vamos a dar en el futuro. Es bien conocida la frase “no se puede dar lo que no se tiene”. Aún así, el amor propio es el amor más carente, en especial en muchas de nosotras las mujeres. 

“¿Por qué es tan importante amarme a mí misma?” Podría preguntar alguien. La respuesta es sencilla: nuestro amor propio es el punto de referencia o la medida desde donde determinaremos lo que valemos, lo que estamos dispuestas a aceptar, desde donde mediremos lo que es y no es amor y desde donde definiremos lo que estamos dispuestas a hacer por nosotras mismas. 

Si nos amamos, cuidaremos nuestro cuerpo y lo respetaremos. Desde nuestro amor propio, buscaremos pareja desde la abundancia, sabiendo qué es lo que merecemos y lo que buscamos, en lugar de hacerlo desde la carencia donde nos enamoramos de la primera persona que nos muestra un poco de atención. 

Culturalmente, hemos sido socializadas para anteponer nuestras necesidades sobre las de los otros. Es más, prevalecen actitudes donde entre más atrás nos pongamos, mejores mujeres somos. Vivimos en una sociedad donde la mujer que atiende a su familia, aquella madre abnegada que todo lo da, que no pide nada a cambio y que sufre en silencio dándolo todo por amor,  es “mejor mujer”.

Todo esto, se vende como el acto de amor más desprendido que hay, como pre requisito para convertirse en “santa” al momento de nuestra muerte. Pero, ¿qué clase de vida estamos construyendo para nosotras cuando definimos nuestro valor basado en la pareja que tenemos o los hijos que produzcamos? ¿Es posible ser esposa, madre y mujer al mismo tiempo, amándonos a nosotras, cuidándonos a nosotras y al mismo tiempo apoyando a nuestra pareja y criando hijos e hijas que también se amen a sí mismos?

Yo estoy segura que sí. Creo firmemente que nuestro amor por nosotras mismas será no solo la mejor decisión que podemos tomar para nosotras, si no para los nuestros. Si yo me amo, nunca venderé mi amor ni mi dignidad de forma barata al mejor postor. Buscaré entonces una pareja que sea merecedor de tenerme. Si me amo a mí misma, me daré a respetar, mantendré mi dignidad, no aceptaré menos de lo que yo creo y es más posible que en caso de que enfrente una situación de violencia, yo pueda encontrar la fuerza dentro de mí para salir de esa situación. Si me amo a mí misma, respetaré a mi pareja, mi familia y mis hijos crecerán en un ambiente sano y constructivo.

No existe regla mágica para aprender a amarse, solo la decisión de hacerlo. Imagina qué estarías dispuesta a hacer por la persona que más amas, y atrévete a hacerlo por ti misma. Eres una mujer maravillosa y mereces todo el amor que vos misma te puedas dar.

* Adriana Álvarez Meza- Empresaria y Especialista en Género.